,

Recursos naturales y culturales

Recursos naturales y culturales:

Fuente: Argi (La revista de Castilla y León)

Geoturismo en la montaña Palentina

recursos_naturales_2 small_bliA caballo entre Palencia, Burgos y Cantabria, Las Loras ofrecen el paisaje de un fondo marino construido hace 200 millones de años. Habitado desde la prehistoria y escasamente transformado por el hombre, este territorio incluye valiosos recursos naturales y culturales

Las Loras, en el norte de la comunidad, son el producto geológico de un fondo marino generado hace doscientos millones de años (periodos Jurásico y Cretácico), que ha sido modelado posteriormente por los plegamientos tectónicos y los agentes erosivos.

Habitado desde la prehistoria y escasamente transformado por la actividad humana a lo largo de los siglos, el patrimonio de este territorio incluye valiosos recursos naturales, históricos y culturales, que quienes hoy lo habitan quieren conservar y mostrar para el conocimiento y disfrute de las generaciones presentes y futuras.

Su puesta en valor deberá servir, además, para impulsar el geoturismo y el desarrollo sustentable del territorio. De ahí la solicitud de declaración como Geoparque Europeo, que cuenta con el respaldo de la Diputación de Palencia.

recursos_naturales_3Lo primero que llama la atención en el territorio de Las Loras es la singularidad de sus paisajes, con su diversidad y belleza, concentrada en las grandes estructuras tectónicas y relieves kársticos, de páramos y sinclinales calizos en bellísimo contraste con los profundos cañones excavados por los ríos Ebro, Rudrón y Pisuerga.

Al tiempo, pero integrado en este paisaje singular, como si fueran parte orgánica de él, el territorio dispone de otros tres recursos icónicos muy poderosos: uno de los más valiosos conjuntos de sitios arqueológicos (del megalitismo neolítico, del poblamiento prerromano y del arte rupestre de la baja edad media), el más importante conjunto de arte románico rural de Europa y el único yacimiento continental de petróleo existente y activo en España. Si a eso le sumamos un magnífico y bien conservado patrimonio etnográfico, resultado del rico y ancestral acervo de la cultura campesina, la suma es espléndida y bien merece la pena una visita.